Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com Llalco implanta nuevas toperas de absorción en estaciones de la provincia de Barcelona

Empresas:  Noticia de actualidad


Mejora de la seguridad en caso de impacto

Llalco Fluid Technology ha instalado nuevas toperas con tecnología punta de absorción de impactos en las estaciones de Granollers, Sant Celoni, Manresa y Martorell, en la provincia de Barcelona.


(13/07/2021)  

En coordinación con Adif, se han transformado los bloques de hormigón existentes en sistemas de seguridad ferroviaria de altas prestaciones en cumplimiento con la normativa de referencia RIS-7016-INS Iss 1 que, mediante el control de la deceleración, permiten mitigar los daños en caso de impacto.
Llalco utiliza un simulador propio para calcular la absorción de la energía del impacto que es transformada en calor por cápsulas amortiguadoras, sin que esta sea devuelta al tren. El simulador permite diseñar las toperas para cada escenario de impacto, para absorber la energía cinética del tren a una determinada velocidad y pararlo con una desaceleración de confort que no cause daños ni a las personas, ni al material rodante ni a la vía.

Solución

La solución implementada consiste en unos amortiguadores de 3,4 metros de longitud constituidos por una cámara de gas nitrógeno y dos de aceite, que actúan mediante un sofisticado mecanismo de absorción de energía constituyendo un amortiguador gas-hidráulico.
Los amortiguadores gas-hidráulicos proveen una baja deceleración constante que es la que protege a los usuarios y la integridad estructural del tren, y están exentos de mantenimiento por más de cinco años, siempre que los impactos que reciban sean iguales o inferiores a los que fueron solicitados.

Transformación

Entre enero y junio 2021, Llalco ha suministrado e instalado catorce amortiguadores industriales los siete mangos de vía de las estaciones de Granollers, Sant Celoni, Manresa y Martorell. Junto con la transformación del dado de hormigón existente y una zapata antivuelco, el sistema de absorción de impactos ofrece mayor seguridad que el muro rígido de hormigón.
Cada topera fue analizada y modificada, demoliendo partes en mal estado, transformando su geometría para hormigonar una zapata contra deslizamiento y vuelco y, finalmente, embeber los amortiguadores en el nuevo cuerpo de la topera, todo ello en menos de dos semanas por actuación y sin apenas afectar la circulación.