Operadores:  Noticia de actualidad


El nuevo sistema maximiza la entrada de aire fresco del exterior y ayuda a regular la temperatura y la humedad en la red

Transportes Metropolitanos de Barcelona, TMB llevará a cabo este verano una prueba piloto, basada en inteligencia artificial, para regular la ventilación de la red de metro, con el objetivo de mejorar la calidad ambiental, la higiene y el confort de los viajeros en las estaciones.


Metro de Barcelona probará un sistema de control inteligente de ventilación para evitar contagios
 
 
 

(01/07/2020)  

El proyecto ha sido desarrollado por Sener a través su sistema de control llamado Respira, tras un piloto realizado en la línea 1, en el que se verificó la importancia de un control dinámico de la ventilación que consiguió rebajar la temperatura ambiente. (Ver noticia)

Respira es una plataforma de inteligencia artificial capaz de mejorar la sensación térmica del pasaje y los trabajadores del metro, a partir de la la lectura de variables como la temperatura, la humedad, la calidad del aire interior en las estaciones y el consumo eléctrico, en tiempo real. 

Con estos datos, un algoritmo dinámico de predicción de las condiciones ambientales en el interior de las estaciones en función de la previsión meteorológica y del servicio previsto, entre otros, es el encargado de aplicar un modo de funcionamiento a cada ventilador consiguiendo mejorar la sensación térmica y optimizar,  al mismo tiempo, el consumo energético. 

Las líneas de la 1 a la 5 del metro de Barcelona, que transportan el 94 por ciento del pasaje, son las elegidas para probar el sistema. Actualmente, Metro de Barcelona está haciendo trabajos previos como adaptar los programas de control y regulación de todo el parque de ventilación de la red convencional (187 ventiladores de estación y 142 ventiladores de túnel); desarrollar nuevas funcionalidades en el telemando de instalaciones instalaciones fijas y equipar una parte de la red con sensores de temperatura y humedad.

Seguridad 

Con el control inteligente de la ventilación se conseguirá la máxima entrada de aire fresco procedente del exterior, una medida que permitirá aumentar la higiene dentro de la red de metro y reducir el riesgo de proliferación del Covid-19 y diversos microorganismos, de acuerdo con las orientaciones de las autoridades sanitarias. La solución está siendo estudiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación para otras grandes infraestructuras.