Internacional:  Noticia de actualidad


La organización defiende que la etapa post pandemia debe impulsar ciudades en las que se priorice a las personas

La Unión Internacional de Transporte Público, UITP, ha publicado una carta de recomendaciones, dirigida a gestores políticos y sociales de la nueva etapa post pandemia, para volvercon una movilidad mejor. El documento argumenta y reclama apoyos para que las ciudades cuenten con un transporte público de calidad para una vida mejor.


La UITP reclama apoyo para el transporte público
 
 
 

(30/06/2020)  

El transporte público ha sido uno de los sectores más castigados durante la crisis sanitaria y en los actuales momentos de regreso a la actividad. Sin embargo, también ha demostrado su eficiencia, jugando un papel decisivo en el trasporte de trabajadores y bienes esenciales durante la pandemia.

Este es el punto de arranque de la carta de recomendaciones de la UITP en la que argumenta detalladamente porqué el transporte público ha de ser protagonista en las ciudades. El clima, la salud, la inclusión social, la seguridad vial y la economía se ven amenazados y el transporte público, impulsado por la innovación y la calidad de los servicios, es una parte fundamental de la solución. Por ello, es necesario reforzar su papel como eje vertebrador de la movilidad urbana y facilitador de otros objetivos económicos, sociales y medioambientales de la ciudad.

Confianza

En estos momentos, uno de los factores clave para la pervivencia y el desarrollo del transporte público depende de la recuperación de la confianza de los usuarios a través de una estrategia de comunicación positiva que resuelva sus dudas y temores Autoridades y operadores deben llegar con mensajes claros sobre medidas de limpieza, higiene y eficacia, sumadas a los beneficios que el transporte público ha demostrado para la sociedad.

Beneficios

El transporte público genera efectos económicos positivos facilitando la conexión interpersonal ya sea por motivos de ocio, laborales, de estudio, etcétera. Y lo hace reduciendo la congestión del tráfico y sus consecuencias para el medio ambiente, regenerando zonas menos favorecidas de las ciudades e igualando a sus habitantes.

Además, al apostar por el transporte público y la movilidad activa, estamos priorizando el crecimiento y empleo sostenible, protegiendo la naturaleza y a las personas, y cumpliendo con los objetivos de la Agenda 2030 y el Acuerdo de París. En este sentido, un estudio reciente de Naciones Unidas y, ONU, y la Organización Internacional del Trabajo, OIT, revela que estimular el uso del transporte público, duplicando la inversión, permitiría crear al menos 2,5 millones de empleos adicionales en el sector del transporte en todo el mundo.

Bienestar

El transporte público es un factor de equilibrio social porque facilita la igualdad de oportunidades para el conjunto de la ciudadanía y desempeña un papel crucial en el desarrollo local, ofreciendo movilidad para todos y garantizando la cohesión social y territorial, sin dejar que ninguna persona y ningún lugar se queden atrás después de la crisis. 

Además, contribuye a mejorar la salud de las personas evitando, por ejemplo, los ocho millones de muertes prematuras que tienen su origen en la contaminación de aire. En este sentido, conviene recordar que, conforme al Acuerdo de París, si queremos limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C , es necesario reducir las emisiones globales un 7,6 por ciento anual durante la próxima década.

El documento señala que nos encontramos en el momento ideal para avanzar en movilidad urbana sostenible que priorice a las personas en las ciudades, con una gobernanza ágil y eficaz y realizando inversiones sólidas y estables a largo plazo que deben incluir medidas económicas urgentes. En este escenario es necesario también cumplir los objetivos de seguridad vial y apostar con claridad por la innovación tecnológica.