Operadores:  Noticia de actualidad


En el tramo de plataforma que discurre por la mediana de la carretera GR-3417, sobre el cruce con el arroyo Juncaril, dañado tras las intensas precipitaciones registradas el 23 de enero

Las obras de emergencia que la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía está ejecutando en un tramo de plataforma del Metro de Granada entre los términos municipales de Albolote y Maracena han alcanzado ya un nivel de ejecución superior al 81 por ciento. Se trata de la segunda fase de los trabajos que se ejecutan en el tramo de plataforma de cuatro kilómetros que discurre por la mediana de la carretera GR-3417, justo sobre el cruce con el arroyo Juncaril, tras la realización de la primera fase de los mismos entre el 23 de enero y el 2 de febrero, que obligó al corte temporal del servicio metropolitano en dicho trayecto.


(27/05/2020)  

Esta obra de emergencia tiene su origen en las incidencias detectadas el pasado 23 de enero en el firme de esta carretera de titularidad provincial, a raíz de las altas precipitaciones registradas en el área metropolitana norte de Granada. Entonces, se detectaron hundimientos en la calzada alineada junto a la plataforma, por lo que técnicos de la Agencia de Obra Pública y la empresa de mantenimiento de Metro de Granada realizaron una inspección. En esta visita se comprobaron daños relevantes en la transición del encauzamiento del arroyo Juncaril con la obra de drenaje transversal —un tubo tipo arco—, detectándose la entrada de una gran cantidad de agua a ambos márgenes y bajo la solera del tubo, con el consiguiente arrastre de los rellenos.

Las obras, en las que han participado veintidós trabajadores, así como personal de la Agencia de Obra Pública, requirieron durante la primera fase de jornadas de veinticuatro horas con diferentes turnos para su ejecución y supervisión, con el propósito de restablecer cuanto antes el servicio de metro en el tramo que se vio afectado entre Albolote y Maracena.

Ante los riesgos que esto podía tener sobre la capacidad portante de la plataforma de vía, a escasos metros de la calzada, ese mismo día, a las 21.00 horas, a se suspendió el tráfico de los trenes del ferrocarril metropolitano en este tramo entre Albolote y Maracena, para garantizar la máxima seguridad de la explotación.

Obras de drenaje en Juncaril.

Primera fase de las obras

El servicio quedó parcialmente suspendido en ese tramo de cuatro kilómetros, y se puso en marcha un plan de transporte alternativo mediante autobuses para los usuarios del metro, hasta el 2 de febrero. El 3 de febrero se restableció el tráfico de trenes sobre la plataforma del metro, una vez culminados los trabajos y chequeos de la primera fase de la obra de emergencia, que incluyeron una prueba de carga con trenes en vacío circulando de nuevo por el tramo.

En esa primera fase, se llevaron a cabo una serie de actuaciones de carácter urgente, como el control provisional del caudal del arroyo Juncaril y la consolidación y mejora estructural del terreno en el entorno del tubo de drenaje. Estas actuaciones exigieron técnicas de ingeniería civil como inyecciones de lechada de cemento, así como el apeo de la losa de hormigón armado existente para el óptimo soporte de la plataforma de vía mediante la ejecución de micropilotes.

La solución definitiva para subsanar esta incidencia ha contado con el asesoramiento de especialistas de referencia en geotecnia y estructuras. Una vez se restableció el servicio de metro entre Albolote y Maracena, y quedó diseñada la solución técnica final, se acometió la segunda fase de la obra de emergencia, cuyos trabajos se encuentran en su recta final.

Segunda fase

Estos trabajos han consistido en dar una solución al encauzamiento del arroyo Juncaril y restaurar, al mismo tiempo, el tubo-arco bajo la plataforma del metro, así como en acometer un reforzamiento del terreno del entorno, que se había visto afectado por los procesos de erosión interna y la consiguiente subsidencia del terreno.

Estas actuaciones han contribuido a estabilizar la plataforma del metro, mediante inyecciones adicionales de cemento a las efectuadas ya en la primera fase, así como a mejorar el relleno en el entorno del tubo, con el fin de que no se produzcan depósitos de materiales bajo las vías. El diseño de reparación definitiva del tubo ha consistido en su refuerzo interior mediante un anillo de hormigón armado. También se va a proceder a mejorar la embocadura de la obra de drenaje mediante muretes de hormigón.