Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Por importe de 31,45 millones, contempla las obras de construcción de subestaciones eléctricas de tracción, centros de auto transformación y línea aérea de alta tensión

Adif va a licitar el contrato de obras del proyecto constructivo de las subestaciones eléctricas de tracción, centros de auto transformación y línea aérea de alta tensión en las áreas de Cariñena y Villafranca de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto, que se enmarca en Corredor Cantábrico-Mediterráneo.


A licitación las instalaciones eléctricas para el tramo Zaragoza-Teruel
 
 
 

(03/07/2019) El contrato tiene un valor estimado de 31.454.288 euros —a los que hay que añadir el importe correspondiente al IVA— que se desglosan en 26.984.288 euros (sin IVA) para la ejecución de las obras y una partida de 4.469.936 euros (sin IVA) en concepto de suministros.

Con un plazo de ejecución estimado de quince meses, las obras tienen como objetivo la construcción de las instalaciones necesarias para la electrificación a 25kV del tramo Zaragoza-Teruel, actuación incluida en el Plan Director de la línea Zaragoza-Teruel­-Sagunto, que permitirá mejorar de forma significativa el estado de la infraestructura actual y seguir potenciando la competitividad de esta línea como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo.

Las principales actuaciones incluidas en el contrato consisten en la construcción de las subestaciones eléctricas de tracción de Cariñena y Villafranca, de la línea aérea de alta tensión de 220 kV de acometida desde la subestación de REE de Calamocha a la subestación de Villafranca, y de los centros de auto transformación, así como de la consiguiente electrificación del tramo.

Para ello, se ejecutará la obra civil y las cimentaciones de hormigón y estructuras de acero de los equipamientos exteriores, de las plataformas y edificios para los equipamientos de alta y baja tensión de las subestaciones, y de los centros de auto transformación.

También se llevarán a cabo las canalizaciones para las redes de cableado, la construcción de las plataformas de acceso a las subestaciones, la mejora de los caminos de acceso, el montaje del material eléctrico y de control, así como las pruebas previas a la puesta en servicio.

Además, se ejecutará la obra civil y la construcción de las cimentaciones y estructuras metálicas de apoyos de la línea aérea de alta tensión de 220 kV, así como la instalación de conductores, aisladores y cables de protección.

Ventajas medioambientales

Entre las principales ventajas de esta actuación destacan los notables beneficios medioambientales que ofrece la tracción eléctrica frente a la tracción diésel, además de los derivados de la reducción del impacto sonoro y de las emisiones de las circulaciones.

La tracción eléctrica permitirá utilizar un 25 por ciento menos de energía primaria, reducirá en alrededor de un 45 por ciento la necesidad de energía procedente de fuentes fósiles y por tanto no renovables y producirá casi un 60 por ciento menos de emisiones de gases de efecto invernadero.