Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Las actuaciones consisten en la disposición a lo largo de la traza de más de 109.000 traviesas destinadas a la implantación del tercer carril en la segunda de las vías generales

Adif Alta Velocidad ha iniciado el acopio, distribución y sustitución de traviesas destinadas a dotar de ancho mixto una de las vías generales del tramo Sagunto-Castellón, de 45 kilómetros de longitud, y perteneciente al Corredor Mediterráneo, así como a algunas vías de apartado correspondientes a varias estaciones.


Comienzan los trabajos para la sustitución de traviesas para dotar de ancho mixto el tramo Sagunto-Castellón
 
 
 

(18/07/2019)  

Los trabajos, que se llevan a cabo en horario nocturno para minimizar las afecciones al tráfico, consisten en la disposición y sustitución de aproximadamente 109.000 traviesas de ancho mixto a lo largo de la traza entre Sagunto y Castellón, así como en vías de apartado de las estaciones de Masalfasar y Sagunto, ambas en la provincia de Valencia, y Almenara, Moncófar, Burriana y Villarreal, en la de Castellón.

Estas traviesas, de tipo AM-VE monobloque de hormigón pretensado, cuyo peso supera los 400 kilogramos por unidad, son aptas para vías con tercer hilo y permiten la instalación de carriles para la circulación en ambos anchos.

El punto de inicio del acopio y distribución de las mismas se encuentra en las inmediaciones de la estación castellonense de Almenara. Estos trabajos posibilitarán completar la implantación del tercer carril en ambas vías generales en el trayecto Valencia-Castellón, de 74 kilómetros de longitud, en el que una de ellas ya cuenta con tercer carril en funcionamiento.

Tercer carril en la segunda vía

La implantación del tercer hilo en la segunda vía se inició, en una primera fase, con la colocación de las traviesas en el tramo Valencia-Sagunto, de 29 kilómetros. Además, se han sustituido las traviesas en el túnel del Cabañal y se han implantado desvíos mixtos en la bifurcación del puerto, en Alboraya y en Puzol.

Esta actuación permitirá el aumento de capacidad para trenes en ancho estándar y en un futuro, la continuidad de trenes de viajeros y mercancías desde Europa.