Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Por más de 18,7 millones de euros, los trabajos se encuadran en la Fase 1 del proyecto global de remodelación de la terminal logística

Adif ha aprobado la adjudicación al consorcio formado por las empresas CAF Signalling y Sacyr Neopul del contrato de obras para la ejecución de cuatro nuevas vías, aptas para trenes de 750 metros, para la recepción y expedición de trenes y un nuevo enclavamiento electrónico en el haz técnico sur de la terminal de mercancías Madrid-Vicálvaro.


Adjudicada la ejecución de cuatro nuevas vías para trenes de 750 metros en la terminal de mercancías Madrid-Vicálvaro
 
 
 

(28/06/2019)  

Estas actuaciones, adjudicadas por importe de 18.744.926 euros y con un plazo de ejecución de dieciocho meses, forman parte de la subfase 1A (primera de las cuatro en que se ha dividido la Fase 1) del proyecto global de remodelación de la terminal Madrid-Vicálvaro, encaminado a la actualización de las instalaciones existentes.

Con dicha remodelación se pretende modificar la funcionalidad de la terminal, que actualmente es una estación de regulación y clasificación, y que pasará a ser una instalación intermodal destinada a la carga y descarga de Unidades de Transporte Intermodal (UTI), con un diseño acorde con las tendencias actuales en la gestión de terminales de mercancías.

La Fase 1 de la remodelación global de la terminal logística contempla, por un lado, el desarrollo de un grupo de dieciocho vías que permitan el tratamiento de trenes de 750 metros en el haz sur y, por otro, la construcción de un módulo intermodal con cuatro vías de carga y descarga aptas para trenes de 750 metros, así como una losa de hormigón de transbordo.

Fase 1: cuatro subfases

Dada la envergadura y el importe de esta remodelación, el proyecto constructivo de la Fase 1 se ha dividido en cuatro subfases, que se licitarán de manera independiente, de modo que la remodelación pueda realizarse manteniendo la operativa actual en la terminal y que las inversiones puedan adecuarse a la capacidad presupuestaria de cada momento.

La subfase 1A, en la que se enmarca este contrato licitado, constituye la primera de las actuaciones contempladas en la remodelación global de la terminal ferroviaria, cuyos principales objetivos son promover la integración logística y la potenciación del transporte ferroviario en la red española, mejorar la eficiencia y sostenibilidad del transporte ferroviario de mercancías, permitiendo la operativa de trenes de mayor longitud y optimizar las infraestructuras en los nodos de conexión, priorizando los nodos estratégicos, en concreto el de Madrid.

Red estratégica de terminales intermodales

Dentro de su nueva orientación estratégica, Adif aspira a conseguir un modelo de negocio sostenible, con el objetivo de incrementar la cuota de transporte de mercancías y su integración con otros modos de transporte, poniendo en valor sus activos y ofertando unas infraestructuras de calidad que den respuesta a las necesidades de transporte de la sociedad y el conjunto de sus grupos de interés.

Por este motivo, Adif está trabajando, en cooperación con el Ministerio de Fomento y las comunidades autónomas, en el desarrollo de una red estratégica de terminales intermodales.

En este contexto, el nodo de Madrid es uno de los puntos estratégicos del mapa logístico de España y el que articula toda la red de distribución de mercancías en el país, sirviendo de conexión entre los corredores Mediterráneo y Atlántico.

Para dar servicio a la demanda prevista de transporte ferroviario de mercancías con la implantación del ancho estándar en dichos corredores, será necesario disponer de terminales ferroviarias intermodales interoperables en los mismos, donde se puedan prestar servicios de calidad.

Madrid-Vicálvaro, nodo estratégico

La terminal de Madrid-Vicálvaro es, dentro de esta coyuntura, la de mayor potencial, ya que se sitúa en el nodo articulador de ambos corredores, dispone de infraestructuras ya construidas –que hay que adaptar para hacerlas interoperables– y cuenta con terreno suficiente para su ampliación.

El proyecto, que fue presentado a los principales actores del sector logístico en España, se ha dividido en tres fases que permitirán la adaptación de la terminal progresivamente de acuerdo al crecimiento de los tráficos y a la actividad llevada a cabo en la misma, con lo que se consigue una mayor racionalidad y adecuación del gasto conforme a las necesidades y recursos disponibles de cada momento.