Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Se realizarán ensayos, estáticos y dinámicos, en dieciséis viaductos y 54 pasos inferiores en el trayecto, perteneciente a la línea de alta velocidad Madrid-Galicia

Adif Alta Velocidad ha iniciado la fase de pruebas de carga e inspecciones de las estructuras del tramo Zamora-Pedralba de la Pradería, perteneciente a la línea de alta velocidad Madrid-Galicia. Los trabajos forman parte de los estudios previos necesarios para el comienzo de la explotación comercial de la línea.


(26/02/2019) Los trabajos consisten en la ubicación de distintas configuraciones de carga sobre las estructuras, con el fin de verificar que el comportamiento estructural corresponde con el previsto y certificar que la construcción se ha llevado a cabo de forma satisfactoria.

En total, se van a efectuar ensayos en los dieciséis viaductos del tramo y en 54 pasos inferiores. Para la realización de las pruebas de carga se utilizarán locomotoras de la serie 319 y tolvas cargadas con balasto. Las pruebas serán tanto estáticas como dinámicas, a distintas velocidades de circulación.

Viaducto sobre el río Tera

Principales estructuras

Dos de las principales estructuras que se revisarán en esta fase de pruebas de carga son los viaductos de Ricobayo y el que discurre sobre el río Tera.

El primero, cuenta con 368 metros de longitud, distribuida en cuatro vanos de 70, 93, 155 y 50 metros, respectivamente. El tablero está formado por una viga continua de hormigón postesado, con canto variable de 5,04 a 9,94 metros. La sección transversal está formada por un cajón central de 6 metros de ancho y voladizos de 4 metros a ambos lados, hasta completar un ancho de 14 metros. Las pilas son prismáticas, de sección rectangular hueca, con una altura variable de entre 11,4 y 19,80 metros.

En Cuanto al viaducto sobre el río Tera, tiene una longitud total de 645 metros, distribuida en dos vanos de 60 metros de luz y otros siete vanos de 75 metros. Esta distribución viene determinada por el salto del río Tera, que se realiza mediante dos puntales que salvan una anchura de 150 metros, equivalente a dos vanos tipo de 75 metros. El tablero es de sección cajón de hormigón pretensado, con un canto constante de 4,40 metros, un ancho de losa inferior de 5,20 metros y 14 metros de ancho en losa superior. El tablero apoya sobre pilas de hormigón de sección rectangular y altura variable de 12 a 42 metros.

Tramo Zamora-Pedralba de la Pradería

Este tramo de alta velocidad parte de la estación de Zamora y tiene una longitud total de 110 kilómetros, con doble vía en ancho estándar en todo su recorrido.

El tramo está diseñado para velocidades máximas de hasta 350 km/h, con electrificación 2x25 kV 50 Hz en corriente alterna, sistemas de control de tráfico ERTMS N2 y Asfa, y sistema de comunicaciones móviles GSM-R.

El trazado incluye, como elementos principales, dieciséis viaductos, nueve túneles, el PAET de Tábara, la nueva estación de Sanabria, en la localidad de Otero de Sanabria, y un cambiador de ancho en Pedralba de la Pradería.

Entre los puntos singulares del trazado destacan el mencionado viaducto sobre el río Tera y el de Puebla Este (756 metros), así como los túneles de Otero (1.144,46 metros) y Puebla (1.498,49 metros).