Historia:  Últimos artículos


El conjunto se abre al público una vez finalizado el proceso de restauración

El teleférico de Sant Jeroni subió hasta la cima de Sant Jeroni, el punto más alto de la montaña de Montserrat con 1.236 metros, durante casi seis décadas. Una de sus cabinas, preservada por la Fundación Museo del Transporte en sus talleres de Castellar de n'Hug y propiedad de FGC, queda ahora expuesta en la estación de Monistrol Vila, en Montserrat .


(15/01/2019) El teleférico de Sant Jeroni fue oficialmente inaugurado el 29 de julio de 1929. El entorno natural y la alta afluencia de turistas al Monasterio facilitaron el éxito del nuevo sistema de transprte que vivió su época de mayor esplendor durante los años cincuenta y sesenta. La progresiva degradación de las instalaciones y los rudimentarios mecanismos de seguridad determinaron su clausura a principios de los años ochenta.

El teleférico de Sant Jeroni disponía de dos cabinas con capacidad para dieciséis personas, lo que permitía el transporte de 140 viajeros a la hora. La longitud total de la línea era de 680 metros y superaba un desnivel de 535 metros con una de las mayores pendientes de los sistemas de transporte por cable del mundo.

La estación inferior se encontraba ubicada junto a la carretera de Montserrat a Manresa y la superior en el Cerro del Moro, muy cercana a la cima de Sant Jeroni y a la ermita. El desnivel entre ambas estaciones era superado sin torre ni apoyo intermedio, gracias a un trazado con una curiosa curva catenaria de sólo 410 metros de desplazamiento horizontal. El trayecto completo se realizaba en un tiempo de nueve minutos y a una velocidad de 1,25 metros por segundo.

Las cabinas, el elemento más emblemático de la instalación, fueron construidas con una vistosa carrocería de aluminio, poco habitual en aquellos años, que han favorecido su conservación a pesar del paso de los años y los traslados.

Clausura

El servicio regular del Teleférico se detuvo en 1983. Posteriormente, se llevaron a cabo diferentes estudios y proyectos para modernizar la instalación, pero el alto coste de renovación y las nuevas políticas ambientales y de seguridad que limitaban el acceso a la zona más alta de la montaña, determinaron su clausura definitiva.

Con la cabina del teleférico de Sant Jeroni se completa la exposición del cremallera de Montserrat de la antigua estación de Monistrol Vila que se centra en la historia de el antiguo cremallera a través de textos, fotografías, carteles gráficos y objetos recopilados y conservados a lo largo de los años. Además, se puede disfrutar de imágenes del cremallera gracias a un sistema de vídeo interactivo.