Operadores:  Noticia de actualidad


Se trata de una decisión técnica, basada en experiencias previas de otras ciudades con metros ligeros

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, expuso el pasado viernes en el pleno del Parlamento andaluz la necesidad de impulsar una puesta en servicio gradual del metropolitano de Granada durante tres meses –desde el 31 de marzo– para facilitar su adaptación progresiva y segura en la ciudad.


La puesta en servicio gradual del Metro de Granada facilitará su adaptación progresiva y segura
 
 
 

(07/03/2017) López explicó que se trata de “una decisión técnica basada en experiencias previas de otras ciudades con metros ligeros, con el objetivo fundamental de adaptar progresivamente a la ciudadanía --conductores y peatones—al paso del metro. No podemos ponerlo en circulación cada ocho minutos de la noche a la mañana, puesto que requiere de un periodo de adaptación e integración para garantizar una convivencia segura con el tráfico de vehículos, ciclistas y peatones”.

A su juicio, “todo ello se hace más necesario cuando la mayor parte del trazado del metro va en superficie y cuando a lo largo del recorrido se sitúan 57 intersecciones donde confluyen diferentes tráficos”.

Por otro lado, explicó que el establecimiento de las frecuencias de paso y horarios del servicio comercial será también gradual en los primeros tres meses, “para facilitar esta familiarización que permitirá consolidar de manera más armónica la transformación en la movilidad en la capital y el área metropolitana de Granada”.

Del 31 de marzo al 14 de julio

Según el consejero, el inicio de las pruebas del Metro de Granada a lo largo de todo el trazado –entre Albolote, Maracena, Granada y Armilla– es la recta final para el proceso de puesta en servicio comercial el próximo 31 de marzo, que se desarrollará en tres fases graduales que se irán ampliando en cuanto a prestación de servicios, tanto en frecuencias como en trenes, hasta alcanzar la explotación comercial plena el 14 de julio”.

Con la extensión el pasado lunes de las pruebas hasta Armilla, existirá a partir de ahora regularidad diaria en las circulaciones en los 16 kilómetros que componen el trazado y estas pruebas permitirán verificar el correcto funcionamiento de todos los dispositivos necesarios para el funcionamiento del metro.

Una vez comprobada la correcta interacción entre infraestructura, sistemas y trenes en marcha, se afrontarán las pruebas en blanco, que constituirán el punto final previo a la puesta en servicio comercial el 31 de marzo.