Operadores:  Noticia de actualidad


Destaca el núcleo de Barcelona, con 108,3 millones de usuarios y un crecimiento del 1,6 por ciento

Durante el año 2016, Renfe transportó 117 millones de viajeros en los servicios de cercanías de Cataluña, lo que ha supuesto la incorporación de 1,5 millones de nuevos usuarios.


Los servicios de cercanías de Cataluña transportaron 117 millones de viajeros en 2016
 
 
 

(23/01/2017) Del total de viajeros transportados, destacan los servicios del núcleo de cercanías de Barcelona, con 108,3 millones de usuarios y un crecimiento del 1,6 por ciento. Este incremento confirma la tendencia positiva que ya se registró el año pasado, con aumentos constantes superiores al millón de viajeros anuales en la utilización de estos trenes.

Por lo que respecta a los índices de puntualidad obtenidos, destaca la media del 95 por ciento obtenida en los servicios de Cercanías en los dos últimos meses del año, una vez se eliminó la limitación temporal existente en la estación de Francia. En este periodo, la puntualidad en Media Distancia ascendió al 80 por ciento, una vez se adecuó el horario de las líneas del corredor sur el pasado 12 de noviembre.

En el acumulado del año, la no adecuación de horarios que no se aprobó en su momento ha hecho que sea del 90 por ciento en Cercanías de Barcelona y del 57 por ciento en Regionales. Diariamente, en hora punta matinal en el ámbito de la primera corona metropolitana -relaciones con Barcelona desde Mataró, Granollers, Tarrasa, Martorell y Vilanova- Renfe ofrece 100.000 plazas en hora punta.

Diariamente, más de mil trenes prestan servicio en la red de Cercanías de Cataluña. La media de distancia recorrida por los viajeros es de veinticinco kilómetros, con un tiempo de viaje aproximado de veinte minutos.

Reducción anual de 470 millones en costes externos

Los trenes de Renfe son el medio más cómodo, sostenible, fiable y económico en los desplazamientos que se pueden realizar en Cataluña.

En materia de sostenibilidad, el número de viajeros de Renfe equivale a 91 millones de circulaciones de coches y de dos millones de autobuses, y supone un ahorro de 1,33 millones de toneladas de dióxido de carbono y de 470 millones de euros en costes externos, de los que cerca de doscientos corresponden al cambio climático y 110 a la contaminación atmosférica local.