Infraestructuras:  Noticia de actualidad


En la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa, el contrato incluye el suministro y tendido de más de 90 kilómetros de cable de energía

Adif Alta Velocidad ha adjudicado a la Sociedad Española de Montajes Industriales, Semi, un contrato para el suministro y tendido de nuevo cableado de aluminio en el tramo Les Borges Blanques - L'Espluga de Francolí de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa, con un presupuesto de 1.416.312 euros y un plazo de ejecución estimado de diez meses.


Adjudicado el nuevo cableado de aluminio en el tramo Les Borges Blanques - L'Espluga de Francolí
 
 
 

(10/01/2017) Los trabajos consistirán en la instalación de cable de energía a 750 voltios de aluminio en el tramo entre las provincias de Lleida y Tarragona, en sustitución del cable de cobre que registró un elevado número de incidencias ajenas a la explotación ferroviaria provocadas por los robos.

En total se tenderán 90,3 kilómetros de nuevo cable de aluminio entre ambas vías -con similares prestaciones que el de cobre, pero sin valor en el mercado-, y, además, se llevarán realizarán trabajos de conexión, sujeciones, fijaciones y pruebas previas a la puesta en servicio de las nuevas instalaciones.

Otras actuaciones antivandalismo

Estas operaciones se unen a las que se encuentran actualmente en ejecución en diferentes trayectos del tramo Lleida-Barcelona de la línea de alta velocidad para el suministro y tendido de cable, también de aluminio. Hasta la fecha se han instalado aproximadamente 64 kilómetros de este tipo de cableado entre Gelida y Barcelona, El Vendrell y La Pobla de Montornés, y entre Montblanc y Alcover.

La instalación de cable de aluminio, se enmarca en el contexto de las medidas adoptadas por Adif para contribuir a la reducción de los robos y actos vandálicos contra las instalaciones ferroviarias tanto de la red de alta velocidad como de ancho convencional, especialmente en el cableado de instalaciones de seguridad y comunicaciones, que causan graves perjuicios a la explotación ferroviaria.

Otras medidas que se están implementando consisten en la instalación de circuitos cerrados de televisión, detectores antiintrusión, el incremento de las patrullas propias de seguridad y el refuerzo de la colaboración con la policía autonómica y cuerpos policiales locales, además de otras actuaciones que actualmente se encuentran en fase de pruebas.

Este conjunto de medidas y las operaciones policiales llevadas a cabo para la desarticulación de grupos de delincuencia organizada que actuaban en Cataluña ha permitido reducir el número de robos en el conjunto de la red ferroviaria de Cataluña -líneas de ancho convencional y línea de alta velocidad- en un 74,6 por ciento entre los meses de enero y octubre de 2016 en comparación con el mismo periodo de 2015.

Tramo de la LAV a cambiar cable de cobre por aluminio. Edición Vía Libre